El andamio tubular es un equipo de trabajo formado por una estructura provisional de fácil montaje y desmontaje que se utiliza como sostén de una plataforma de trabajo, por lo que se facilita así la ejecución de trabajos en lugares de difícil acceso. Caída de personas a diferente nivel. Caída de personas al mismo nivel.



Normas de uso y mantenimiento

• Verificar el buen estado de los elementos de elevación.

• Prohibir el montaje de tramos de andamio con elementos no normalizados.

• Utilizar preferiblemente plataformas metálicas.

• El andamio se tiene que montar con todos sus componentes de utilización y seguridad.

• Los módulos para formar las plataformas de los andamios (de una anchura mínima de 60 cm) preferentemente tienen que ser de 30 cm de anchura y fabricados con chapa metálica antideslizante o rejilla soldada a la perfilería de contorno por cordón continuo. Todos los componentes tienen que ser del mismo fabricante y tienen que tener su marca. Hay que comprobar que todas las piezas estén en buen estado.

• El encargado tiene que controlar que los montadores utilicen un arnés de seguridad contra las caídas, sujeto a los componentes firmes de la estructura u otros elementos externos a la misma.}

• Realizar el ascenso o descenso de la plataforma mediante una escalera metálica solidaria o una manual.

• No colocar encima de la plataforma escaleras portátiles ni borriquetas.

• El andamio debe ser inspeccionado por una persona con formación universitaria o un profesional que esté habilitado: antes de ser puesto en servicio, periódicamente y después de cualquier modificación, tras un periodo de no utilización, tras su exposición a la intemperie o cualquier otra circunstancia que haya podido afectar su resistencia o estabilidad. Los resultados de las comprobaciones e inspecciones periódicas deben documentarse.